!!! Bienvenido ¡¡¡

Gracias por entrar. Antes de irte, echa un vistazo y comparte con nosotros. Nos interesa conocer todo lo que quieras compartir. ¿Has hecho algún descubrimiento deslumbrante? ¿Una película, un poema, un cuadro, un disco? ¿Una ciudad, un paisaje? Ábrenos una ventana y nos asomaremos.

domingo, 12 de septiembre de 2010

Ferdinando Scianna: la luz de Sicilia

Sicilia es violenta, como su sol. Allí aprendes de pequeño a esquivar la luz del sol, porque te asa los pies y daña los ojos, y a buscar la sombra. Mis fotos son un exorcismo de la luz despiadada de Sicilia.











Ferdinando Scianna es un clásico. Es italiano. Adora y aborrece su tierra, y eso se plasma en sus fotos. En su trabajo uno percibe esa mirada de comprensión, incluso de identificación, y de rechazo. Fotografía con pasión, con algo de crueldad, diría yo. Y con ternura.
















Empecé porque no quería ser médico, ni abogado, como querían mis padres. Hacía fotos en el pueblo, de las chicas que me gustaban, de los vecinos, de las fiestas. Siempre tenía la sensación de que lo que capturaba estaba a punto de perderse. Como fotografiar Pompeya el día anterior a la explosión del volcán, manifestaba Scianna en una entrevista realizada por Lucia Magi para el diario El País. Capturar el instante. En pocos trabajos fotográficos se percibe la fugacidad del tiempo tanto como como en este. Un niño en el aire cambia de manos. Una foto inquietante. La fragilidad de ese niño, esas mujeres que parecen gritar, sonreir, y ese niño agarrado por un sacerdote, con qué finalidad? vive el niño? Y la foto de la derecha: las dos niñas en una iglesia, ante ese Cristo yacente, y el escritor Leonardo Sciascia pasando por detrás (la fugacidad del instante) parece mirar distraidamente, no se detiene. En cambio las niñas permanecen inmóviles, la mayor con ese gesto serio y la mirada de adulta, produce escalofrios.





















En la fotografía que encabeza este comentario vemos a la modelo Marpessa, la misma que nos mira en el hermoso retrato de la izquierda, posando ante un niño que juega a fotografiarla. El niño parece haber sido captado mientras se movía a su alrededor, apretando el imaginario objetivo para captar ese gesto de la joven que se siente libre ante él para coquetear. La imagen está tomada en Catania Caltagirone, Sicilia, en 1987, y todo nos habla de una sociedad cerrada, anclada en el pasado. Blanco y negro. Luz y sombras. Incluso en sus fotos de moda. Bellísima imagen de la actriz Monica Bellucci.


Y esta imagen?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada